La Fresa de Irapuato la mejor del mundo

Un fruto tan pequeño con un gran sabor

Fue en 1840 que fueron importadas las plantas de fresa en México, con origen francés. Nicolás Tejada es el encargado de llevar este fruto a la ciudad de Irapuato en 1852

se les colocó en almacigó “al pie del bordo del río, frente a la morera y noria, en el terreno que aún se conoce por de Moussier”. Este terreno corresponde, a lo que posteriormente se conoció por Santa Juliana, extensa huerta ubicada en la zona que actualmente cruzan las calles de Jalisco, final de Niños Héroes, Rihn y Prolongación de Francisco Sarabia, es decir la zona comprendida entre la actual calle de Guerrero y río Silao, al noreste de la ciudad.

Gracias a su calidad, la fresa de Irapuato adquirió fama desde hace muchos años, primero en el ámbito nacional y ahora en el extranjero, al grado de que al hablar de fresas se piensa, casi necesariamente, en las fresas de Irapuato.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: