Relato carretera Irapuato – Silao

El señor en bicicleta.

Hace algunos años cuando aun no existía el puente para poder cruzar esa carretera que es bastante peligrosa. Se tenia que correr, y era aun mas peligrosa por las noches, ya que casi no había luz por esa zona solo te guiabas por las luces de los autos. Hace años no había muchas casas por esas zonas y no existía el puente. Por esa razón nadie quería vivir por ahí. Mis abuelos se mudaron por esa zona. Aun no existía el puente y yo y mi familia teníamos que cruzar esa carretera. Por la tarde no daba tanto miedo porque podías ver los carros que pasaban por ahí, pero muchas veces nos toco tener que cruzar esa carretera por la noche porque muchas veces no alcanzábamos el camión de peñuelas. Un 14 de diciembre mis tíos que por ahí vivían venían a nuestros barrios, mi tío cuando llego, llego pálido pues paso un susto al cruzar la carretera ya que junto a el venia un señor en bicicleta ambos iban a cruzar, pero aquel señor se adelanto y cruzo primero. Mi tío tubo que ver como un camión atropellaba aquel señor, que perdón por la expresión pero termino hecho pedazos, ya que los carros que por ahí pasan llevan mucha velocidad y el impacto es muy fuerte. Mi tío al llegar nos contó lo sucedido. Lo mismo ocurrió con un señor que llevaba tortillas o algunas bebidas a mis abuelos. Lo atropellaron en su triciclo.
Un día Igual por la noche teníamos que cruzar aquella carretera teníamos miedo. Por las muertes que habían sucedido ahí. Antes de cruzar mi hermana pequeña dijo que un señor en bicicleta venia atrás de nosotros. Sigue leyendo “Relato carretera Irapuato – Silao”

Relato corto Panteón Municipal sección antigua, Anónimo.

Hace aproximadamente 12 años, (tenía yo 18 y mi hermano 3)  llevé a mi hermano de la mano, a ver y leer las tumbas de la sección antigua del mismo municipal ya que siempre me han llamado la atención, y siendo entre 3:30 y 4:30 no recuerdo exactamente, y ya estando solos ahí comenzó a escucharse la risa de un niño como jugando, obviamente me tuve que hacer el valiente para no espantar a mi hermano puesto que apenas y se puede caminar por lo peligroso de las tumbas, total que al final mi hermano recuerdo que me preguntó “¿Qué es eso?”  yo le respondí “es un niño que anda con su mamá”, obviamente las risas se seguían escuchando pero jamás vi nada, por que se suponía que íbamos siguiendo las risas para demostrarle que era una familia que visitaba a alguien supuestamente (algo muy diferente, sigo paseando por ahí, pero jamás lo he vuelto a escuchar)

Un breve relato que nos compartieron si ustedes han pasado por algo igual compartan y comenten queremos saber sus historias.

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: